Don’t touch Lola

Cada vez que veo la serie “The S.H.I.E.L.D.” y escucho la frase Don’t touch Lola, invariablemente me remonta a la política fiscal que tenemos en este país.

¿Porqué?

Muchos creyeron que lo que se expresaba en las redes sociales sobre lo malévola que era la Reforma Fiscal era tan sólo una teoría más del “compló” generada desde las huestes izquierdosas del país. No sólo se dijo y escribió harto sobre éste tema, sino también sobre lo perniciosa y tramposa que era la Reforma Laboral que tanto defendió el ahora senador Lozano. (inserte aquí todo tipo de improperios)

Resulta que ahora, si uno quiere trabajar bajo el régimen fiscal de honorarios se tiene que presentar una “opinión de actividad fiscal positiva” .

Se preguntarán ¿Qué diablos es eso?  Básicamente quiere decir que se debe entregar una carta del SAT que diga que estas al corriente con “Lolita”. De tal modo que si no has pagado impuestos, o tienes algún recargo pendiente no puedes ser contratado para trabajar.

Dirán que pues está bien que uno pague sus impuestos, que es parte de las obligaciones que se tienen como ciudadano de este país, etc y bla bla bla. La realidad va un poco más allá.

Como diría el buen Jack the Ripper, vamos por partes.

Con la reforma laboral resulta que se van a contratar a personas por contratos temporales, esto significa que no pueden ser incorporados a un régimen de asalariados pues no existe la certeza de que vayan a formar parte de la planta laboral de la empresa que los contrate. Es decir, su pago será por honorarios, peeeeeero si no tiene esa famosa cartita, no se le puede contratar.

La verdad es que no existe una educación fiscal en este país. Como ciudadanos nos da una pereza enorme informarnos de cómo diablos funciona nuestro sistema tributario, es más, nos es tan ajeno que a muchos simplemente les vale madre y se escudan en el vano argumento de “Si a Televisa no le cobran, pues menos se van a fijar en este pobre empleado” …Ja! ilusos.

Son precisamente esos “pobres empleados” los que están bajo la lupa de “Lola”, pues se trata de los contribuyentes cautivos, son esos a quienes se los pueden coger de donde quieran pues ya encontraron la forma de hacerlos cumplir con sus obligaciones. El SAT sabe muy bien la necesidad que tienen esos “pobres empleados” de trabajar para subsistir y que sí quieren seguir trabajando deberán ponerse al corriente en sus cuentas con “Lola”.

¿Qué pasará con esos empleados que no tienen solvencia para pagar lo que le deben al SAT?

Ahhhh pues facilísimo, resulta que éstos @#/!& te dan la opción de que paguen con su fondo de ahorro de la AFORE, si es que la tienes, claro.  Así que estarás libre de deudas con Lola, pero sin un futuro para el día que quieras retirarte. Bien buena gente el señor Videgaray que vio esto como una excelente alternativa para hacer tus pagos al SAT. Pero resulta que a nadie de los que trabajan por honorarios se han dado a la tarea de contratar una AFORE.

La otra opción que te queda es vender lo poco que te hayas comprado con tu hermoso pago recibido por honorarios, recortado con los impuestos que te descuentan (IVA, ISR, IETU etc) y pagarle a hacienda. O sea, si te gastaste toda tu lanita en comprar bienes muebles o inmuebles ahora los tendrás que vender a un precio mucho menor al que los compraste, por que el SAT ya te tiene agarrado de las partes santas.

¿Existe a caso una solución para este embrollo?

La opción lógica es PAGAR o …

Se podría tramitar un amparo el cual seguramente costará más o menos lo que le debes a Lola.

La otra es…

Image

Para conocer más al respecto dale click aqui  

%d bloggers like this: