¿Se está despertando el jaguar?

Estos últimos días han sido harto interesantes.  En menos de dos semanas pasamos de una apatía o pasividad política a un activismo muy interesante por parte de los jóvenes estudiantes.  La actividad de las redes sociales pasó súbitamente de mensaje a favor de algún concierto, artista  o pachanga a las convocatorias a sumarse en contra  del status quo y la manipulación de los medios y el posible regreso del PRI al poder.

Quizá este movimiento empezó en cierta medida desde el momento en que Salinas Pliego azuzó a la sociedad con su mensaje en Twitter “Si quieren  debate, véanlo por Televisa, si no, vean el fútbol por Azteca. Yo les paso los raitings al día siguiente”.  A partir de ese momento empezó a moverse la sociedad, la cual estaba siendo trata como tarada, para promover que el debate fuera visto en cadena nacional.

El IFE y la SEGOB se vieron copados por el poder de los medios y mejor se hicieron pelotas tratando de interpretar las leyes y dejaron las cosas por la paz.

Vimos entonces un debate acartonado con fallas técnicas intencionales, pues el propósito era que la audiencia no viéramos las reacciones de los candidatos ante los enunciados que hacían los contrincantes o al momento de ser señalados en sus fallas.  

Qué pena que no pudimos esos “lapsus faciales” que nos pueden decir más que las palabras.

En fin, hubo de todo tipo de comentarios, acaparando la atención la edecán-playmate y la sonrisa de oreja a oreja de Lupita.

Faltaron tan sólo 4 días, solo 4, cuando se prendió una llama y no la supieron controlar los operadores del PRI. La Universidad Iberoamericana no sólo increpó a su adorado y bien cuidado candidato, sino que también “osaron” correrlo de las instalaciones y lo persiguieron hasta su camioneta de huida.  Y digo que no supieron controlar los daños de esa llama porque la avivaron al suponer que los detractores eran grupos manipulados por la izquierda, que eran grupos porriles (en la Ibero, porrros? Ja!) que eran unos pocos.  Esto movió a los estudiantes a hacer un video valiente dónde daban su nombre y número de matrícula en la Ibero.  Se llamaron los 131 y seguido de este video se da el movimiento yosoy132. Pronto tomó fuerza protesta estudiantil al ver el tratamiento que le estaban dando la televisión, y organizaron una marcha hacia Televisa en protesta donde  se les unió  el ITAM, el Tec de Monterrey, la UNAM entre otras universidades.

A los pocos días tomó también fuerza la marcha anti  Peña Nieto, la cual se quiso boicotear diciendo que era organizada por el PRD, no… esperen es MORENA quién organiza… ah! No, es el PAN. Causando confusión e intentando desorientar el propósito original que era un movimiento organizado por la sociedad civil en contra del regreso de un régimen autoritario, clientelar y represivo.

A pesar de la intentona se llevó a cabo con mucho éxito en muchas partes del país siendo en la ciudad de México dónde no hubo incidentes, no pasó igual en Córdoba ni en Colima dónde grupos de ciudadanos simpatizantes del PRI golpearon o intentaron romper la protesta.

Al saberse de esta violencia contra los protestantes anti-pri, anti- peña, en las redes sociales cobró más fuerza el ánimo de pronunciarse a favor de un cambio, cobró vida el espíritu de lucha de los jóvenes y deciden reunirse con López Obrador, quién ya había convocado a un mitin en la Plaza de las tres culturas con los estudiantes de las universidades públicas, este 21 de mayo.

La Plaza estaba abarrotada de estudiantes de todas las instituciones públicas y privadas, UNAM, POLI, UAM, UACM, Ibero, ITAM, UVM etc. Todos perdieron por un momento su alma mater y se convirtieron en activos proponentes a un cambio. Los fantasmas de los estudiantes del 68 seguro se llenaron de regocijo al ver que gracias a ellos es que estos estudiantes ahora pudieron congregarse en esa plaza sin miedo, pues ahora se les recibió con los brazos abiertos y una sonrisa y no con tanquetas y fusiles.

¿Será que esté despertando ese jaguar dormido que llevamos los mexicanos dormido? ¿Será a caso que por fin veremos un despertar hacia un cambio en las conciencias sociales de los jóvenes que quizá no hoy, pero si pronto, sean los artífices de un mejor México?

Ojalá así sea por el bien de todos.

%d bloggers like this: